¿Qué es la Disciplina Positiva?
16100
post-template-default,single,single-post,postid-16100,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

¿Qué es la Disciplina Positiva?

Cuando comencé en esto de la crianza respetuosa, cuando fui consciente de la necesidad de cambiar la mirada hacia la infancia, hubo un momento en que me di cuenta de que algo no encajaba del todo. Yo había respetado o por lo menos lo había intentado, cada una de las necesidades de mi bebé.  Dentro de ese respeto intentaba darle lo que yo creía que necesitaba en cada momento a todos los niveles, desde darle de mamar (por ser el mejor alimento posible y por ese intercambio íntimo que se producía entre mi bebé y mi persona), hasta pasar el mayor tiempo posible con ella, hablarle, hacer Baby Led Weaning, movimiento libre, cogerla en brazos cuando lo necesitaba, dormir con ella, y un largo etcétera que yo entendí en ese momento que era lo mejor para mi hija y desde luego no me arrepiento de haberlo hecho así.

Sin embargo cuando M.T. empezó a crecer, yo noté que algo había cambiado en mí, por supuesto que mi hija seguía teniendo sus necesidades y por supuesto que yo iba a respetarlas, pero no quería olvidarme que yo como madre no dejaba de ser una persona con sus legítimas necesidades también. Y que a veces sus necesidades y las mías chocaban y que nadie me había explicado cómo conjugarlas.

Fue entonces cuando apareció en mi vida la Disciplina Positiva.

Me gustaría decirte que sí, que a mí al principio también me «chirrió» la palabra disciplina, a lo mejor tiene que ver con haber nacido en un país con 40 años de dictadura, no lo sé, y ya unida a positiva, pues como que no me casaba, me parecía un oxímoron, pero yo, que soy muy de ir más allá y no quedarme nunca con la primera impresión, me lancé a indagar más allá de su definición e investigué su etimología.

Para no extenderme mucho te diré que la palabra disciplina viene del latín “discipulus“, que era una persona que se dejaba guiar por su maestro sobre todo en lo referente a lo moral, era un «seguidor de la verdad». Los componentes léxicos de la palabra tienen que ver con “discere” que significa aprender y con el sufijo “ina” que significa pertenencia. Aprender, pertenecer, guiar, verdad, son palabras muy alejadas de las connotaciones negativas que nos pueden llegar a nuestra mente cuando pensamos en disciplina, ¿verdad?

La disciplina positiva es mucho más que un estilo educativo, es una filosofía de vida. Es una metodología educativa basada en el respeto mutuo, el cariño y la comprensión, que favorece el desarrollo emocional de los niños y adolescentes, y refuerza los vínculos afectivos entre padres e hijos. Tiene sus orígenes en los conceptos teóricos sobre la educación que los psiquiatras Alfred Adler y Rudolf Dreikurs desarrollaron a principios de siglo XX.

Alfred Adler padre de la psicología individual, médico y psiquiatra austriaco, coetáneo de Freud, elaboró la teoría del desarrollo social que sostenía que todo comportamiento humano buscaba obtener pertenencia y significado.

Adler propuso tratar a los niños con respeto y cariño (algo que no era muy habitual en esos tiempos) pero argumentó que consentirlos y llevar a cabo una educación muy permisiva también podría producir en ellos problemas sociales y de comportamiento.

Rudolf Dreikurs se sumó a la teoría de Adler convirtiéndose en su discípulo y continuó desarrollándola hasta llegar a lo que hoy conocemos como teoría de la educación democrática. Además, aportó una clasificación de 4 metas erróneas en las que cualquier niño podía caer en su búsqueda del sentido de pertenencia. Más adelante, en otro post, explicaré cuáles son esas metas.

Adler y Dreikurs emigraron a EEUU y fue entonces cuando las dos psicólogas norteamericanas, Jane Nelsen y Lynn Lot, estudiaron sus teorías, las recopilaron y sistematizaron, creando el programa de Disciplina Positiva, un modelo educativo que descarta los métodos punitivos y que pone el acento en dos grandes fuerzas: la confianza y el afecto.

Estas dos psicólogas promovieron y realizaron talleres para padres y maestros para enseñar cómo educar con firmeza y cariño, implementaron programas de disciplina para el aula y crearon la asociación de Disciplina Positiva en E.E.U.U (Positive Discipline Associaton). Desde entonces no han parado de formar a entrenadores de padres y maestros para hacer llegar la Disciplina Positiva a todos los lugares del mundo.

Los adultos tenemos miedo cuando los niños desobedecen, cuando se llenan de rabia, cuando no saben, cuando no pueden… no somos capaces de aguantar su angustia, y abordamos la inseguridad natural de los niños con herramientas muy eficaces a corto plazo (castigamos, humillamos, avergonzamos, chantajeamos) pensando ilusoriamente que son capacitadoras para su futuro pero nada más lejos de la realidad, créeme.

Una de las frases más famosas de Jane Nelsen  y que siempre tengo presente es:

¿De dónde hemos sacado la loca idea de que para que un niño se porte bien primero tenemos que hacerle sentir mal?”

 

En lugar de esas herramientas punitivas la disciplina positiva propone:

∗Respeto mutuo. Los adultos modelan la firmeza al respetarse a ellos mismos y las necesidades de la situación, y modelan la amabilidad al respetar las necesidades del niño.

∗Identificar la creencia detrás del comportamiento. Ver más allá de la conducta implica reconocer las razones que hacen actuar a los niños de cierta manera y trabajar para cambiar esa creencia, en lugar de intentar cambiar solamente el comportamiento.

∗Comunicación efectiva y habilidades para resolver problemas.

∗Disciplina que enseñe (que no sea permisiva ni punitiva).

∗Enfocarse en soluciones en lugar de castigos.

∗Alentadora (en lugar de alabadora). Al alentar, se toma en cuenta el esfuerzo y el progreso, no simplemente el éxito por lo que se construye una buena autoestima a largo plazo.

“En Disciplina Positiva no se buscan culpables, se buscan soluciones. Los errores son maravillosas oportunidades para aprender” 

 

Además para que la disciplina positiva sea realmente respetuosa debe cumplir estos 5 criterios:

∗Ayuda a los niños a tener sentido de conexión (pertenencia e importancia).

∗Es amable pero firme a la vez (respetuoso y estimulante).

∗Es efectiva a largo plazo (el castigo funciona a corto plazo pero tiene resultados negativos a largo plazo).

∗Enseña habilidades sociales y de vida que son valiosas para formar un carácter íntegro (respeto, preocupación por los demás, resolución de problemas, cooperación).

∗Invita a los niños a descubrir lo capaces que son (estimula el uso constructivo del poder personal y de la autonomía).

Sé que la teoría es sencilla sobre el papel, pero cuando nos encontramos frente a los retos diarios que nos plantean nuestros hijos la historia es muy distinta. Por eso yo siempre aconsejo que además de leer libros acudáis a talleres porque al ser vivenciales y participativos podéis poneros de verdad en la piel de vuestros hijos e hijas. A mi la Disciplina Positiva me está aportando mucho y por eso quiero que llegue a todas partes, porque creo en ella. De verdad. Esta filosofía realmente puede lograr que tus hijos se conviertan en adultos con criterio, responsables, independientes y autocríticos.

¿Quieres apuntarte al cambio? ¿Quieres transformar la relación con tus hijos en una relación más respetuosa?

¿Quieres saber más sobre la Disciplina Positiva, conocer su método,sus técnicas y aprender a aplicar sus herramientas?

Apúntate al próximo TALLER INTRODUCTORIO DE DISCIPLINA POSITIVA que tendrá lugar el próximo Sábado 19 de Octubre en Madrid, en espacio Nara Psicología en la calle Tomás Bretón 6, Metro Delicias/Legazpi.

Será un taller donde te daré a conocer más profundamente lo que puede aportarte como padre,madre o educador esta filosofía y te brindaré herramientas realmente eficaces a largo plazo.

¡¡Solo 30 euros si reservas tu plaza antes del 2 de octubre!!

Si quieres más información solo tienes que escribirme a info@criandohijosfelices.com o llamar al 697 250 118

¡Te espero!:-)

 

 

¡Comparte!

admin
lalbdi@hotmail.es
2 Comentarios
  • Esther
    Publicado 09:11h, 24 septiembre Responder

    Que resumen más bueno Lara! Me encanta.

    • admin
      Publicado 10:48h, 24 septiembre Responder

      Me alegro que te guste Esther. Gracias.

Post A Reply to Esther Cancel Reply

Acepto la política de privacidad

RESPONSABLE: Lara Alberich. FINALIDAD PRINCIPAL: poder contestar a los mensajes de los interesados y gestionar el envío de información corporativa, formativa y comercial. LEGITIMACIÓN: Consentimiento del interesado. DESTINATARIOS: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal. DERECHOS: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas enviando un correo a info@criandohijosfelices.com. INFORMACIÓN ADICIONAL: Puede consultar la información adicional y detallada sobre nuestra política de privacidad y aviso legal. *