¿De verdad son tan importantes las rutinas en los niños?
16110
post-template-default,single,single-post,postid-16110,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

¿De verdad son tan importantes las rutinas en los niños?

Te voy a contar un secreto: siempre he sido una persona muy poco rutinaria, algunos dirían que un poco caótica, puedo vivir sin un orden establecido perfectamente y me muevo bastante bien en la improvisación, sin embargo, de un tiempo a esta parte (sobre todo desde que mi peque empezó el colegio), me he dado cuenta de que las rutinas me facilitan mucho la vida y sobre todo me evitan muchísimos conflictos en determinados momentos del día. Momentos de esos en los que empieza a anochecer, tú necesitas descansar porque ya no puedes más, y en cambio tu hija ha decidido, por lo que sea, que es el momento perfecto para desplegar toda su energía. Esos “maravillosos” momentos… ¿Te suenan? 😉

El hecho de que cada vez fuese más habitual que de mi boca saliesen órdenes a tutiplén sin el resultado esperado y que cada vez me viese más abocada al fracaso convirtiéndome en aquello que dije que nunca iba a ser, léase progenitora pesada repitiendo mil veces aquello de “recoge los juguetes”, “lávate las manos”, “ponte el pijama”, “vete a la cama” “¿es que tengo que repetirte las cosas mil veces?”, “ni peras ni peros”, (ya esta última frase creo que fue la detonante del cambio XD), tampoco ayudaba mucho a que reinase precisamente la armonía en mi casa, así que un día decidí poner en práctica una de las muchísimas herramientas que nos brinda la disciplina positiva: la tabla de rutinas.

Y como me fue realmente bien, yo que soy así de maja 🙂 ,he decidido compartir contigo mi experiencia.

¿QUIERES SABER EN QUÉ CONSISTE?

Se trata de involucrar a los niños en la creación de una TABLA DE RUTINAS y dejar que se guíen por ella en lugar de decirles en cada momento qué han de hacer. Se trata de expresar el ritmo del día a día para estructurarlo, anticiparse a posibles luchas de poder y evitar conflictos.

No se trata de una economía de fichas ni de un sistema de refuerzo. Es decir, no es la típica cartilla donde poner caritas sonrientes para conseguir un premio, no es una tabla donde se premia con puntos o se castiga si no se siguen las rutinas. Es una guía.

Es MUY importante que la tabla de rutinas la hagamos CON nuestros hijos: si los niños forman parte de las decisiones estarán mucho más dispuestos a colaborar. ¿No crees?

De este modo, cuando tu hij@ te diga que no quiere hacer algo que habéis pactado previamente como rutina a seguir, prueba a decirle: “veo que tienes muchas ganas de jugar y creo que es hora de recoger, vamos a ver lo que dice la tabla ¿Recuerdas que la hicimos juntos?” 

 

¿CÓMO HACER UNA TABLA DE RUTINAS?

     1. Busca el momento más adecuado: uno donde podáis tener todo el tiempo del mundo, estéis relajados y conectados. El fin de semana suele ser la mejor opción. Tienes que plantearlo como una actividad divertida.

     2. Elije la rutina que quieras instaurar: la hora de dormir, la organización de las mañanas…Si son pequeños, mejor empezar por una sola.

     3. Pregunta a tus hij@s por los pasos a seguir:vamos a pensar que haces habitualmente antes de irte a la cama ¿te parece?”, ¿Qué es lo primero que hacemos cuando llegamos a casa?, ¿Y después de cenar? , ¿Hay algo que te gustaría hacer antes de dormir para ayudar a relajarte y qué no haces ahora? y así sucesivamente.

     4. Haced una lluvia de ideas apuntando TODAS las contestaciones (por muy descabelladas que te parezcan las ideas).

     5. Ordénalas con el niño. Evidentemente lavarse los dientes tiene que ir después de comer pero a lo mejor no es tan importante si el baño va antes o después de cenar, o si lo tiene que hacer todos los días o en días alternos. Tenéis que negociar. Y elegid entre todos aquellas rutinas que sean respetuosas con las necesidades de los niños, con las de los adultos y con la situación al mismo tiempo. Parece difícil al principio pero con la práctica se consigue.

     6.-Haced la tabla: En mi caso hice yo los dibujos y mi peque me ayudó a recortar, pegar y colorear, además por supuesto de darme indicaciones detalladas de cómo tenía que hacer las viñetas (lo que le gusta mandar a esta niña ;.) )pero hay muchas más opciones. Haz fotos de tu peque haciendo cada una de las acciones, plastifícalas y ponles velcro o fabrica una rueda con dibujos /fotos y una aguja que vaya girando. Pictogramas plastificados con anillas o dibujos en un corcho con chinchetas… Echa un vistazo a Pinterest ¡Creatividad al poder!

 

 

 

 

IMPORTANTE: no es lo mismo tener una rutina que un horario estricto. No se trata de poner de 20.00 a 20.15 tal cosa, de 17.30 a 18:00 otra. Las rutinas son comportamientos que realizamos en el mismo orden cada vez que hacemos una actividad y que nos pueden servir para crear hábitos, siempre y cuando, eso sí, no me convierta en esclavo de ellas  y pueda dejar margen a la flexibilidad e improvisación. Además en un mundo tan voluble como el nuestro es importante que nuestros hij@s sean capaces de adaptarse a los cambios, porque no siempre van a dormir sin ruido, o comer a la misma hora o descansar en el mismo sitio. Y quién sabe lo que les deparará el futuro.

 

¿QUÉ OCURRE SI NO SE ESTÁN CUMPLIENDO LAS RUTINAS PACTADAS EN LA TABLA?

La Disciplina Positiva habla de la necesidad de tomarse el tiempo para enseñar, para entrenar ciertas rutinas, evitando de esta manera que los niños no sepan muy bien qué hacer o que haya malos entendidos. Para mí la clave también está en no enseñarles todas las rutinas de golpe, en predicar con el ejemplo, y acompañarles paso a paso, así que lo primero que hago si veo que no está funcionando lo pactado, es asegurarme si toda esa parte la estoy haciendo yo bien.

A continuación, si hay rutinas que creemos que no están funcionando o que queremos cambiar el orden porque nos hemos dado cuenta de que es mejor hacerlo de otra manera las revisamos en las REUNIONES FAMILIARES que hacemos los martes. En ellas revisamos las rutinas hasta que encontramos la mejor fórmula para toda la familia.

Analizamos qué parte de los pasos a seguir de los que habíamos pactado le cuesta más, puede que sea la de recoger los juguetes, o la de ponerse el pijama o la hora del baño.., y pensamos entre nosotras qué podemos hacer para mejorarla. Siempre desde el punto de vista de encontrar soluciones respetuosas y efectivas evitando todo tipo de reproches y etiquetas. Evito sermonear o regañar y le formulo preguntas como estas: “¿Cómo crees que podríamos hacerlo mejor?”,¿Qué se te ocurre que podríamos cambiar para acostarnos un poco más pronto?”, “¿En qué podrías ayudarme por la noche para que fuésemos más rápido?

Una de las soluciones que encontramos la última vez por ejemplo al problema que teníamos para que la peque se pusiese el pijama, fue poner relojes de arena y jugar a ver quién conseguía ponerse el pijama antes de que se agotara el tiempo. Los relojes de arena ofrecen una demostración visual tradicional del paso del tiempo por lo que es mucho más fácil de entender para los niños pequeños que el típico 5 minutos porque los niños de corta edad todavía no tiene la noción del tiempo clara.

Las reuniones familiares son otra de las herramientas de la DISCIPLINA POSITIVA que estoy segura te va ayudar en la educación de tus hij@s pero eso ya te lo cuento otro día…

De cualquier manera y contestando así al interrogante que planteo en el título, no tengo muy claro de que a todos los niños, así, en abstracto, le sean necesarias o imprescindibles las rutinas, pero teniendo en cuenta el mundo en el que vivimos donde la mayor parte de las personas tenemos que trabajar y la mayoría de los niños van al colegio, sí parecen convenientes. Por otro lado, en lo que sí parecen ponerse de acuerdo los expertos es que ayudan a crear hábitos, fomentan la autoestima, ya que cuantas más cosas hagan nuestros hijos por si mismos más capaces se sentirán y por lo tanto mayor amor propio tendrán, y además pueden aportar en lo niños regularidad, constancia y perseverancia, valores nada desdeñables en los tiempos que corren.

¡¡De la tabla de rutinas y otras muchas más herramientas eficaces de la Disciplina Positiva estaré hablando el SÁBADO 19 DE OCTUBRE de 9:30 a 14:30 en el espacio Nara Psicología, en la calle Tomás Bretón nº 6 de Madrid!!

 

¿Quieres saber más? Escríbeme a info@criandohijosfelices.com o llama al 697 250 118.

¡¡Solo 30 euros si reservas tu plaza antes del 2 de octubre!!

Estaré encantada de conocerte 🙂

Y tú, ¿tienes establecidas rutinas en casa? ¿Crees que son necesarias? ¿Te animas a contarnos tu experiencia en comentarios?

¡Comparte!

admin
lalbdi@hotmail.es
2 Comentarios
  • Bea
    Publicado 11:30h, 24 septiembre Responder

    Qué bueno, Lara, parece que estabas pensando en mí y mi locura cuando escribiste este post 😛

    • admin
      Publicado 11:35h, 24 septiembre Responder

      Jajajaja nooo, en TODAS las madres caóticas como yo jajaja. Pero como digo en el post las rutinas no creo que sean necesarias en sí mismas pero ayudan en este mundo de locos 🙂

Post A Reply to admin Cancel Reply

Acepto la política de privacidad

RESPONSABLE: Lara Alberich. FINALIDAD PRINCIPAL: poder contestar a los mensajes de los interesados y gestionar el envío de información corporativa, formativa y comercial. LEGITIMACIÓN: Consentimiento del interesado. DESTINATARIOS: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal. DERECHOS: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas enviando un correo a info@criandohijosfelices.com. INFORMACIÓN ADICIONAL: Puede consultar la información adicional y detallada sobre nuestra política de privacidad y aviso legal. *